jueves, 3 de noviembre de 2016

VALENTRAIL 2016



Ir a Valencia de Alcántara, es ir, para algo especial. Me rondaba la idea desde hace tiempo, pero después de haber acabado el ULTRAIL LA COVATILLA, hacía dos semanas, prácticamente tenía descartada mi participación en VALENTRAIL 2016.
En cualquier caso, pasados dos días del ULTRAIL comencé a rodar poco a poco, otros dos días de descanso y de nuevo a la carga.
Así poco a poco me fui encontrando cada vez mejor, y salía a entrenar con buenas sensaciones, lo que cada vez me convencía de que podría ir. En cualquier caso, parece que le perdí algo el respeto a estas carreras, porque no eran 15 o 20 km, serían 48!!
La semana previa ya casi tenía claro que no iría, incluso el sábado antes de la carrera me fui a correr un rato por Cornalvo, haciendo alguna cuesta flojita. Después nos marcharíamos a Cácaeres a disfrutar de la música y el ambiente del Irish Fleadh de Cáceres con unos amigos, para acabar con cenita de aniversario, por lo que estaba claro que las opciones se agotaban.
en cualquier caso, a las 4 de la mañana me desperté (las 5 con el cambio de hora) y ya casi no paraba de darle vueltas a la cabeza. "voy o no voy..." esto me lo repetiría varias veces, y cansado de dar vueltas en la cama, me levanté, preparé un bocadillo de pollo empanado y hacia Valencia de Alcántara.
Ya empezaba a sentir los nervios de volver a esta localidad rayana. Nada más llegar me encuentro el coche de Gescoven (por allí andaría Ismael) y a Manolo con un grupo de voluntarios que se dirigían a sus posiciones. Uno de ellos preguntaba que dónde descargaba las cajas de patatera que llevaba en el coche... casi le digo que las pase al mio, si quiere.
Café y directo al autobús que nos transportaba a la frontera. Allí donde tantas veces había ido a pasear por la sierra, de país a país, en busca, entonces de bloques y paredes donde escalar.
Es un lugar increíble este donde se empezaron a entregar dorsales. Mucha gente conocida allí, Aitor, Chema, Joao Carlos, Joao Farinha, MªVitorina.... españoles y portugueses encontrándose en eventos deportivos. ¿Por qué será que tantos españoles, sobre todo extremeños nos desplazamos a las carreras lusas?

Con un poc de retraso se da la salida, con unos 5km en ascenso por tierras portuguesas, la temperatura era ideal, al coronar este primer rampón empezaba una larga bajada. Empecé a adelantar a algunos corredores y distanciarme de otros tantos que iba acompañando estos kilómetros. Llegas al Albergue y el restaurante de Javi, donde, cuando era más joven e iba a escalar, tomábamos el cafetillo y nos daba permiso para aparcar. Desde aquí empezaba un tramo precioso, en subida por unos senderos empedrados coincidentes con la ruta Transfronteriza realmente espectaculares, entre castaños y castañas caídas al suelo. Te transportaba a otra época y coincidía con sombra y un agradable fresco que te invitaba a correr disfrutando realmente de este deporte, porque a medida que avanzabas disfrutabas tanto que olvidabas lo que te quedaba delante  y sólo quería estar ahí, en silencio disfrutando de una extrema y agradable soledad.
Y entonces llegabas al Pino, allí caras conocidas, no recuerdo su nombre, pero si recuerdo perfectamente que me lo encontraba cada día que iba a comprar el pan a Panpi. Me emocionó.
Poco después y tras recorrer un terreno relativamente cómodo, con alguna subida tranquila, tocaba pasar por Jola, allí habría otro avituallamiento, a penas había parado antes de el. el calor ya apretaba y decidí quitarme la camiseta térmica, que muy amablemente me recogió Filomena Cordeiro para llevármela a meta. Un señor muy amable te explicaba que ahora no ibas a correr tanto, que ahora nos esperaba una dura subida. Sería alrededor del 18 cuando la fiesta empezaría con una durísima subida, onde conseguí alcanzar y pasar a tres corredores más. Había estado corriendo prácticamente sólo hasta entonces. Cuando les paso, más adelante otro duro cortafuegos y veo a lo lejos a otro más, y a por él que me voy, alcanzándole al llegar a la torre de vigilancia sobre el 26.
Allí, a lo lejos empiezo a escuchar de nuevo a Rubén, Javi y Juan Carlos dándome ánimos y fuerzas (y sería la segunda o tercera vez que les veía, parece que me venían siguiendo). Ruben me dice que queda lo peor, pero iba animado y le contesté que muy malo no debe ser lo que queda cuando apenas quedan 18 km para meta y no más de 1200m positivos... "si ahora viene bajar y subir el acero"...
El acero deben llamar a un cortafuegos durísimo, donde solía entrenar yo, mucho antes de correr, cuando me preparaba para mi primer viaje al MontBlanc . Cuando empiezo la subida, a lo lejos ya eía siluetas de personas que te servían de referencia de lo que te quedaba. Pero a medida que me iba acercando a ellos, de nuevo oía gritar mi nombre. Fue increíble. empecé a subir casi llorando de la emoción, con la piel de gallina cuando veía que ahí seguían ellos, apretando y dando fuerzas. Parecía como un chute de geles. Entonce me tomé un tiempo para recordar con ellos, entre otras cosas, algo que aprendí allí: "Las copias a dos bolis" (cuando a un alumno le mandabas hacer algunas copias, había uno, que empezó a hacerlas con dos bolígrafos al mismo tiempo, dos líneas, reduciendo así es número de copias. Claro, entonces no sabías si castigarle con el doble o premiarle por el ingenio.). Buenas risas...
Desde allí empezaría la bajada hacia la Gasolinera de la frontera, cruzando por unos pasos inferiores de la N-521 y después afrontar la última cuesta durilla, pero corta. Entonces una nueva sorpresa. Mi jefe de Departamento Chisco. Aquello fue la bomba!!!
Este tramo lo conocía bien poque por allí también había pateado mucho bscando vías de escaladas, allá por el 2008 (mi antigo blog).
Ya sólo quedaba atravesar las Casiñas y dirigirte a la fábrica de agua, para llegar en poco al Molino de la Negra (bueno, cerquita) allí donde Héctor casi aprendió a caminar. Uno de los lugares, al menos para mí, más misteriosos y bonitos de la zona, atravesando el regato de la Miera. un espectáculo.
Poco quedaría ya de esta precios aventura, sólo dirigirte hacia Valencia de Alcántara para disfrutar de una llegada, pasando antes, por mi antiguo centro de trabajo (IES Loustau-Valverde) que tantas cosas buenas me aportó y tanta gente me permitió conocer, compañeros y alumnos, con los que aún tengo el placer de mantener contacto.

Nada más pasar el arco de meta, lo último que me quedaba, era felicitar a Ismael y Manolo, por este excelente trabajo, y a todo los miembros de su equipo, amigos y voluntarios que se desplegaron por todo el recorrido.

De verdad, felicidades a todos.
Manolo Lapa e Ismael López

LA CARRERA

VALENTRAIL 2016 cuenta con un espectacular recorrido con todo tipo de terrenos, que la hace apta para todos los gustos, senderos, pistas, tramos técnicos de roca y piedra, cortafuegos, y los características trochas de marca Trilhos portugueses que lleva su duro trabajo previo de desbroce. Un recorrido que ha mejorado muchísimo respecto a la primera edición de VALENTRAIL 2015.
Recuerdo a UTSM
Salida desde la abandonada frontera te transporta a otra época.
Trilhos portugueses y españoles se unen sin esa frontera para ofrecernos lo mejor de Sierra Fría.
Es un recorrido muy trabajado, no sólo en cuanto al diseño, que le habrá hecho a sus organizadores, recorrer muchos kilómetros en busca de los pasos más espectaculares, si no en cuanto a preparación de algunos de sus tramos intransitables.
Recorre caminos y sendas históricos, como la ruta transfronteriza y otros pasos de contrabando entre España y Portugal.
La época es ideal, aunque no fue normal el calor que hizo para estás casi en Noviembre.
Avituallamientos entre 5 y 7 kilómetros de buena calidad y fuentes y arroyos en la segunda mitad de la carrera te permiten refrescarte con agua limpia y fría. La calidad y contenido de los avituallamientos buena, quizás a alguno le hubiera hecho falta algo más en cuanto a sólidos, pero en general bien.

Una carrera, sin duda, para marcar en el calendario.

Por otro lado, el amplio abanico de posibilidades De hacer turismo post-carrera, es un punto a favor para aquellos que no conozcáis la zona. Valencia de Alcántara, Dólmenes (Rutas de dólmenes), el corcho, el castaño, bellas localidades y pedanías, Marvao, Castelo de Vide o Portalegre...
INFORMACIÓN TAJO INTERNACIONAL

CLASIFICACIONES

EL RECORRIDO

WEB DE LA CARRERA

ORGANIZA