jueves, 19 de enero de 2017

TRILHOS DOS REIS. 2017

Antes Trail Vicentino, ahora Trilhos Dos Reis.
Una carrera en la que lo único que ha cambiado es el nombre. Y es que José Presado no ha dejado que este evento deje de crecer, y así, en este 2017, creo que se ha convertido en la mejor edición de las 4 veces en las que he participado.
Con este objetivo de querer mejorar, resulta difícil no pensar en volver en la siguiente Edición. ¿Quién sabe lo que nos encontraremos?
En esta ocasión, tras unos pequeños trámites administrativos, conseguimos plantarnos allí cuatro del grupo de Mérida para la carrera larga (Paco, Gonzalo, Andrés y yo), y uno más para el trail corto (Diego) consiguiendo los cinco terminar la carrera en bastante buenas condiciones.

Yo decidí colocarme delante en la salida, porque ya el año pasado sufrí una buena retención en la primera rampa, y así que en esta ocasión prefería apretarme un poco al principio y después andar más desahogado. Posiblemente este sobreesfuerzo, sin calentar previamente, me pasó factura antes de llegar a los 10 primeros km. Y es que llegamos a Portalegre con el tiempo bastante justo, tanto que en una de estas estuve a punto de ir en gayumbos a la salida, por "casi" olvidar ponerme los pantalones.
Salida rápida y sin darnos cuena ya en faena. Tramos muy similares al UTSM (donde volveré por 6º año en Mayo) La antena y los molinos por los que pasas de madrugada, en esta ocasión los disfrutas de día.
Esta carrera es toda una aventura, no sabeslo que te vas a encontrar, lo mismo un tramo de pista, camino, trocha, roca, trepada o destrepada. Lolo Díez la describe bastante bien "Una carrera a la portuguesa, culebrera, ratonera, divertida, juguetona o sea una putada en toda regla" 
No se a cuenta de qué, pero en todo momento pensaba que la carrera rondaba los +1900 m de desnivel, y lo único que había visto del recorrido era hasta el km 17, o el 18, si me alargas mucho, y hasta ahí, creía recordar que todo lo "gordo" habría pasado. El sentido de la carrera era casi inverso al año pasado.
Allá por el 18 llevaba unas 2 horas de carrera, me encontraba bastante agotado, y sobre todo por un leve incidente sobre el km8, pero a pesar de ello, era un tiempazo, y además veía que llevaba más de +1000m de desnivel, por lo que "no me quedaba nada, un entrenillo de unos 24 y +800m como mucho...
Al poco me alcanza José M. Guerra, yo ya iba bastante tocado y apenas podía seguir su ritmo, pero el poco tiempo que lo aguanté me informaba de que el desnivel totas de ascenso rondaba los +2150m lo que me sentó como un auténtico jarro de agua fría, o sea que me quedaba otro tanto como el que llevaba, pero con el cansancio acumulado (al final fueron más de +2.200) Empecé a atar cabos y recordé que aún no habíamos subido a las antenas ni a los molinos, o sea que qudaba tela.

Ayyy los molinos y las antenas, las antenas y los molinos, que aparecían y desaparecían. Que los miraba de reojo y me decía "espero que no haya que volver a subirlos". La maldita obsesión por acabar aquel martirio, alargaba cada kilómetro que recorría, y el reloj... el reloj, parecía que estaba parado.
Pronto me encontré con Daniel Faus, y me dió una alegría enorme!!
Al final atravesamos uno de los viñedos, que recuerdo perfectamente de hace dos años, desde ahí, a penas eran tres o cuatro km, y salvo dos rampillas, todo cuesta abajo. Empezaba a animarme (no duraría más que hasta la meta,, o sea unos 10'-15'). Eso si, la cuesta que quedaba, esa última justo después de saltar la valla de madera, no me la perdía, llevaba muchas cuestas abajo sin correr, esta era la últim, y me lancé, directo a la llegada.

103º en la General
23º en Cat VETM40
Distancia:43,15 km
Ritmo medio: 7:54 min/km
Calorías: 3.328 C
Tiempo: 5:47:29
Ganancia de altura: 2.265 m
CLASIFICACIÓN 2017
LA CARRERA
Esta carrera es típica de las que te encuentras en Portugal, de esas que en las que parece imposible sacar un trail, porque no cuentas con una enorme cadena montañosa, llámese Picos de Europa, Pirineos, Gredos...  pero sacan un recorrido tan espectacular que una vez la terminas acabas tan sorprendido por la belleza del recorrido, como de la consciencia de haberla terminado. Y es que este tipo de carreras se te puede atrgantar bastante, al menos, si vas a correr y a esforzarte.
Ya llevo varios años corriendo en Portugal, y en concreto cuatro participando en esta carrera, y debo decir que ha evolucionado de una maera increíble, metiendo tramos de todo tipo.
Es por ello que es una carrera que os recomiento, porque creo que no le falta de nada. 
Trail de 45km, una distancia ideal para los que se inician en las carreras de ultrafondo, con un desnivel de +2250m que puede ponerte a prueba. Senderos espectaculares, trochas desbrozadas, por sitios inimaginables, cambios de ritmo, subidas y bajadas bruscas, destrepes y trepes, gargantas con y sin agua... vamos que es toda una aventrua, y divertida, que es lo que queremos.
La organización, también es típica del país luso. de esas que poco le falta, casi perfecta.
Marcaje perfecto,con sus clásicos letreros, y mensajes de ánimos, por los sitios más inimaginables. Los avituallamientos geniales (sólo eché en falta cola después del segundo avit, pero que los haya con caldo/sopa, o con carne a la brasa, pan con chorizo....  es todo un regalo!!).
Muchísimos voluntarios indicando, y animando, y bueno, esos difrazados que te metían en todo un ambiente medieval... 
En fin un espectáculo!!!

EL RECORRIDO


WEB DE LA CARRERA
http://daport.wixsite.com/tdr2017


lunes, 21 de noviembre de 2016

IV TRAIL TRANSFORNTERIZO BARRANCOS


Trail Transfornteriço de Barrancos también lleva el nombrede Ico Bossa. Conocí a este tipo, como no puede ser de otra manera en el UTSM y tuve la oportunidad de conocerlo mejor el año pasado en la III Edición de Barrancos, y en el V UTSM (pocos, como él han completado todas las ediciones de ese ultra que llegó a ser referencia de muchos corredores en la distancia de los 100km)
Sergio, Raúl, Falcón y yo
A parte de quien la organiza, a mi me gusta llamar también a las carreras por aquellos que me hablan de ella, porque ya la ha hecho anteriormente. Esta carrera la conocí por el Lupi y Yaco, que hicieron la II Edición en el 2014, desde ahí nos han arrastrado a otros, de la mima manera que hago yo mismo con otras pruebas. En esta ocasión, por las lesiones de Marco y Falcón y gripe de Gaviro, hasta allí sólo nos desplazamos Sergio, Raúl y yo. 
Más de 100 corredores en un  recorrido que no es de mi estilo, aunque si que cuentan con secciones que me han encantado, por supuesto, el paisaje en todo el recorrido es espectacular y la organización excelente.
Llegamos tarde a la salida, vamos, que fue bajar las escaleras hacia el arco de salida, hacernos foto dedicada a Falcón y ya estaban dando la cuenta atrás.
Tenía claro que al ser la última carrera, daría todo, así que nada más dar la salida, empecé a recuperar puestos, ya que estaba el último, hasta lacanzar a un grupo de 10-15 corredores que traté de mantener a la vista todo el tiempo que pude. Así, salimos del pueblo y nos acerccamos al río. Por senderos y secciones algo complicadas, y también peligosas, por el riesgo de caer al rio, y no saber si el agua te amortiguaría el golpe, o por el contrario darías contra una roca. Un par de resbalones, por ir desconcentrado, me avisó de que mejor sería dejar de ver a los de alante, e ir un poco más tranquilo.
Sobre el km7 se cruzaría el río, y con los pies mojados empezar una pequeña subida, y alcanzar al primer Abastecimiento (del cual paso, poque llevaba algo más de medio litro de agua en mis botellas y esperaba parar en el 14 aprox)
Señalización y carteleria genial
Empezaba a subir la temperatura, y cada vez sudaba más, así que empecé a tomer alguna pastilla de sales, para recuperar lo que perdía. Me iba hidratando bien todo el rato y las sensaciones eran bastante buenas. Sobre el km 14 me ecuentro a Fernando, el reloj se ma había parado antes e iba despistado de km, pero me cnfirma que rondamos el 14, bebo casi lo que me queda de agua, esperando tener ahí un abastecimiento para rellenar la botella vacía, pero no lo ví, aún no se dónde estaba, el caso es que ya casi iba sin agua, a penas un trago, y eso que no suelo terminarme la botella del todo hasta que no aparece el avit.

En fin, que así hasta el 24 que me encontré a Fernando y me dío un poco de su botella. sólo en el Castillo me ofrecían anís!!! pero agua?? yo quería agua! Tuve que regular, mucho, muchísimo, a parte de que tenía la boca seca, un calor que me moría, me sobraba todo y tenía un agobio de narices,  paré a echar una meadilla y el color tenía toda la pinta de una deshidratación considerable. La cosa no pintaba muy bien y empezaba a agobiarme un poco.
Al llegar al Cortijo, avit3 cargué bien y bebí todo lo que pude, aunque me llenara tando que me impidiera correr, por el brusco movimiento del líquido en mi estómago, así que fui de trote con Guerra, que se marcó otra pedazo de carrera. 
Última Rampa
Aunque poco después de echar un rato hablando, me dejo caer en alguna rampa y sigo hacia delante, me paro con otro corredor portugués, que parecía ir bastante mal, y después con otro más de mérida, que me asustó cuando me dijo que debia ir controlando su corazón por una arritmia. No tenía demasiada prisa, aunque huebiera sido un buen tiempo hacer menos de 5h!!
Así que a por ello fui y empecé a correr todo lo que pude cuando pude... me lanzaba en las cuestas abajo, algunas cuesta arriba las trotaba, otras más duras las caminaba tan rápido como me lo permitían mis piernas y el ver a gente de la caminhada o del trail corto, me animaba a tener una referencia a quien alcanzar
Esta también va por ti!!
Sobre el 38, el último avituallamiento, La Ponderosa, y me encuentro a Vitorino!!! una alegría verle, y allí que me quedo un ratín hablando comiento y bebiendo. Ya sólo quedan 4 km, con una corta pero durísima rampa, y después bajar y bajar.
En meta recuerdo cómo el año pasado me emocionaba al llegar, con un papel en las manos que dedicaba la carrera a Pepi, aún la recordamos la echamos de menos...



Una carrera más para este año, de carreras, que. sobre todo, han sido de largas distancias.
Sexto de la general.
Segundo en mi categoría, M40.
Con sensación de haber alcanzado, al menos, un puesto más, pero no fue así.
Distancia: 41,59 km
Ritmo medio: 6:54 min/km
Tiempo: 4:46:37
Ganancia de altura: 1.521 m
Temperatura media: 21,6 °C
LA CARRERA
Trail Transfronteriço de Barrancos se desarrollan en una localidad portuguesa, a escasos metros de la fronterea con España. Un paraje que no cuenta con grandes montes, pero si bastante irregular, donde Ico Bossa se ha encargado de diseñar un recorrido de gran dureza, y es que pese a no contar con un desnivel espectacular, unos +1520 m ( cortas pero duras rampas) se te pueden atragantar uncos cuantos km y cionvertirse en una carrera infernal, si no reservas algo de fuerzas para el final.
Yo las reservé obligado por la falta de agua.
La carrera está perfectamente marcada, no da lugar a dudas, baloza blanca y roja inconfundible porque lleva el logo de O Mundo da Corrida. Sólo un despiste te podría llevar a confusión.
Los avituallamientos, estaban bien, en cantidad y calidad. El segundo creoq ue no debía estar bien colocado, porque yo no lo vi, al parecer estaba un poco escondido, o bastante, fue la unica pega del recorrido.
Y por último, quizás algo a mejorar serían los premios. Si, habrá que correr más, pero no puede correr lo mismo un chavalín de 20 años que uno de 40. No sólo porque yo me quedara sin un recuerdo de haber quedado segundo de M40 y que posiblemente no se repita nunca más, pero es que entre los 6 primeros sólo había dos M40...
En fin una carrera familiar, muy recomendable, el avituallamiento final, invita a conocer y a relacionarte con gente, reencontrarte con muchos y pasar un buen rato, lo que supone lo mejor de la carrera y del día. Merece la pena ir aunque sea sólo por ese rato. No cabe duda de que es una carrera organizada conmucho caariño, donde se han mimado hasta el último detalle, clara evidencia de que se hacen las cosas por amor a este deporte sin otro deseo más alla de que disfrutemos.
Gracias Barrancos.


EL RECORRIDO


WEB DE LA CARRERA

http://lanunayelsol.blogspot.com.es/2015/12/iii-trail-trasnfronterizo-barrancos.html

jueves, 3 de noviembre de 2016

VALENTRAIL 2016



Ir a Valencia de Alcántara, es ir, para algo especial. Me rondaba la idea desde hace tiempo, pero después de haber acabado el ULTRAIL LA COVATILLA, hacía dos semanas, prácticamente tenía descartada mi participación en VALENTRAIL 2016.
En cualquier caso, pasados dos días del ULTRAIL comencé a rodar poco a poco, otros dos días de descanso y de nuevo a la carga.
Así poco a poco me fui encontrando cada vez mejor, y salía a entrenar con buenas sensaciones, lo que cada vez me convencía de que podría ir. En cualquier caso, parece que le perdí algo el respeto a estas carreras, porque no eran 15 o 20 km, serían 48!!
La semana previa ya casi tenía claro que no iría, incluso el sábado antes de la carrera me fui a correr un rato por Cornalvo, haciendo alguna cuesta flojita. Después nos marcharíamos a Cácaeres a disfrutar de la música y el ambiente del Irish Fleadh de Cáceres con unos amigos, para acabar con cenita de aniversario, por lo que estaba claro que las opciones se agotaban.
en cualquier caso, a las 4 de la mañana me desperté (las 5 con el cambio de hora) y ya casi no paraba de darle vueltas a la cabeza. "voy o no voy..." esto me lo repetiría varias veces, y cansado de dar vueltas en la cama, me levanté, preparé un bocadillo de pollo empanado y hacia Valencia de Alcántara.
Ya empezaba a sentir los nervios de volver a esta localidad rayana. Nada más llegar me encuentro el coche de Gescoven (por allí andaría Ismael) y a Manolo con un grupo de voluntarios que se dirigían a sus posiciones. Uno de ellos preguntaba que dónde descargaba las cajas de patatera que llevaba en el coche... casi le digo que las pase al mio, si quiere.
Café y directo al autobús que nos transportaba a la frontera. Allí donde tantas veces había ido a pasear por la sierra, de país a país, en busca, entonces de bloques y paredes donde escalar.
Es un lugar increíble este donde se empezaron a entregar dorsales. Mucha gente conocida allí, Aitor, Chema, Joao Carlos, Joao Farinha, MªVitorina.... españoles y portugueses encontrándose en eventos deportivos. ¿Por qué será que tantos españoles, sobre todo extremeños nos desplazamos a las carreras lusas?

Con un poc de retraso se da la salida, con unos 5km en ascenso por tierras portuguesas, la temperatura era ideal, al coronar este primer rampón empezaba una larga bajada. Empecé a adelantar a algunos corredores y distanciarme de otros tantos que iba acompañando estos kilómetros. Llegas al Albergue y el restaurante de Javi, donde, cuando era más joven e iba a escalar, tomábamos el cafetillo y nos daba permiso para aparcar. Desde aquí empezaba un tramo precioso, en subida por unos senderos empedrados coincidentes con la ruta Transfronteriza realmente espectaculares, entre castaños y castañas caídas al suelo. Te transportaba a otra época y coincidía con sombra y un agradable fresco que te invitaba a correr disfrutando realmente de este deporte, porque a medida que avanzabas disfrutabas tanto que olvidabas lo que te quedaba delante  y sólo quería estar ahí, en silencio disfrutando de una extrema y agradable soledad.
Y entonces llegabas al Pino, allí caras conocidas, no recuerdo su nombre, pero si recuerdo perfectamente que me lo encontraba cada día que iba a comprar el pan a Panpi. Me emocionó.
Poco después y tras recorrer un terreno relativamente cómodo, con alguna subida tranquila, tocaba pasar por Jola, allí habría otro avituallamiento, a penas había parado antes de el. el calor ya apretaba y decidí quitarme la camiseta térmica, que muy amablemente me recogió Filomena Cordeiro para llevármela a meta. Un señor muy amable te explicaba que ahora no ibas a correr tanto, que ahora nos esperaba una dura subida. Sería alrededor del 18 cuando la fiesta empezaría con una durísima subida, onde conseguí alcanzar y pasar a tres corredores más. Había estado corriendo prácticamente sólo hasta entonces. Cuando les paso, más adelante otro duro cortafuegos y veo a lo lejos a otro más, y a por él que me voy, alcanzándole al llegar a la torre de vigilancia sobre el 26.
Allí, a lo lejos empiezo a escuchar de nuevo a Rubén, Javi y Juan Carlos dándome ánimos y fuerzas (y sería la segunda o tercera vez que les veía, parece que me venían siguiendo). Ruben me dice que queda lo peor, pero iba animado y le contesté que muy malo no debe ser lo que queda cuando apenas quedan 18 km para meta y no más de 1200m positivos... "si ahora viene bajar y subir el acero"...
El acero deben llamar a un cortafuegos durísimo, donde solía entrenar yo, mucho antes de correr, cuando me preparaba para mi primer viaje al MontBlanc . Cuando empiezo la subida, a lo lejos ya eía siluetas de personas que te servían de referencia de lo que te quedaba. Pero a medida que me iba acercando a ellos, de nuevo oía gritar mi nombre. Fue increíble. empecé a subir casi llorando de la emoción, con la piel de gallina cuando veía que ahí seguían ellos, apretando y dando fuerzas. Parecía como un chute de geles. Entonce me tomé un tiempo para recordar con ellos, entre otras cosas, algo que aprendí allí: "Las copias a dos bolis" (cuando a un alumno le mandabas hacer algunas copias, había uno, que empezó a hacerlas con dos bolígrafos al mismo tiempo, dos líneas, reduciendo así es número de copias. Claro, entonces no sabías si castigarle con el doble o premiarle por el ingenio.). Buenas risas...
Desde allí empezaría la bajada hacia la Gasolinera de la frontera, cruzando por unos pasos inferiores de la N-521 y después afrontar la última cuesta durilla, pero corta. Entonces una nueva sorpresa. Mi jefe de Departamento Chisco. Aquello fue la bomba!!!
Este tramo lo conocía bien poque por allí también había pateado mucho bscando vías de escaladas, allá por el 2008 (mi antigo blog).
Ya sólo quedaba atravesar las Casiñas y dirigirte a la fábrica de agua, para llegar en poco al Molino de la Negra (bueno, cerquita) allí donde Héctor casi aprendió a caminar. Uno de los lugares, al menos para mí, más misteriosos y bonitos de la zona, atravesando el regato de la Miera. un espectáculo.
Poco quedaría ya de esta precios aventura, sólo dirigirte hacia Valencia de Alcántara para disfrutar de una llegada, pasando antes, por mi antiguo centro de trabajo (IES Loustau-Valverde) que tantas cosas buenas me aportó y tanta gente me permitió conocer, compañeros y alumnos, con los que aún tengo el placer de mantener contacto.

Nada más pasar el arco de meta, lo último que me quedaba, era felicitar a Ismael y Manolo, por este excelente trabajo, y a todo los miembros de su equipo, amigos y voluntarios que se desplegaron por todo el recorrido.

De verdad, felicidades a todos.
Manolo Lapa e Ismael López

LA CARRERA

VALENTRAIL 2016 cuenta con un espectacular recorrido con todo tipo de terrenos, que la hace apta para todos los gustos, senderos, pistas, tramos técnicos de roca y piedra, cortafuegos, y los características trochas de marca Trilhos portugueses que lleva su duro trabajo previo de desbroce. Un recorrido que ha mejorado muchísimo respecto a la primera edición de VALENTRAIL 2015.
Recuerdo a UTSM
Salida desde la abandonada frontera te transporta a otra época.
Trilhos portugueses y españoles se unen sin esa frontera para ofrecernos lo mejor de Sierra Fría.
Es un recorrido muy trabajado, no sólo en cuanto al diseño, que le habrá hecho a sus organizadores, recorrer muchos kilómetros en busca de los pasos más espectaculares, si no en cuanto a preparación de algunos de sus tramos intransitables.
Recorre caminos y sendas históricos, como la ruta transfronteriza y otros pasos de contrabando entre España y Portugal.
La época es ideal, aunque no fue normal el calor que hizo para estás casi en Noviembre.
Avituallamientos entre 5 y 7 kilómetros de buena calidad y fuentes y arroyos en la segunda mitad de la carrera te permiten refrescarte con agua limpia y fría. La calidad y contenido de los avituallamientos buena, quizás a alguno le hubiera hecho falta algo más en cuanto a sólidos, pero en general bien.

Una carrera, sin duda, para marcar en el calendario.

Por otro lado, el amplio abanico de posibilidades De hacer turismo post-carrera, es un punto a favor para aquellos que no conozcáis la zona. Valencia de Alcántara, Dólmenes (Rutas de dólmenes), el corcho, el castaño, bellas localidades y pedanías, Marvao, Castelo de Vide o Portalegre...
INFORMACIÓN TAJO INTERNACIONAL

CLASIFICACIONES

EL RECORRIDO

WEB DE LA CARRERA

ORGANIZA

domingo, 23 de octubre de 2016

ULTRAIL LA COVATILLA 2016

Sierra de Béjar, uno de los lugares que tantas y tantas veces he visitado para caminar o escalar, en roca o en hielo.  A la que a tantos amigos que he llevado, para conocer e iniciarse en la montaña. Incluso recuerdo cuando llevé a mi perro Ginko, un Braco Alemán, que tuve que bajar desde el Calvitero al Travieso en brazos, dentro de mi abrigo, porque el pobre tiritaba.
Tantas cosas buenas me ha aportado esta sierra, que no podía dejar pasar la oportunidad de participar en su primer Ultra Trail.
Una carrera diseñada por Miguel Heras, un tipo sencillo, algo serio quizás, o cuanto menos tímido, al menos eso me pareció cuando recorrimos un tramo de la Ruta de la Plara en el Reto de Gonzalo de la Granja.
Este mes de octubre no es bueno para mi, ya desde hace más de 20 años, que estos mediados de mes, me recuerdan cómo se empezaba a desmoronar parte de mi vida, aunque poco a poco la hemos ido reconstruyendo con el apoyo de Belén. Pero resulta inevitable recordar que fueron días tristes. Y que esos días tristes han durado años. En parte por eso, grandes retos que me mantengan concentrado en otras cosas, en cierto modo me ayudan, aunque en esta ocasión, casi que me metían más presión, y es que no iba nada motivado, quizás por sentirme algo débil física y mentalmente.
El Ultrail La Covatilla partía las 7 de la mañana del parque de Béjar, allí donde nos dejaba el autobús cuando subía a la sierra desde Béjar, a veces a dedo, a veces a pie, tramos por carretera, tramos por sendas.
En esta ocasión, subiría a pie, y mucho más rápido de lo que jamás lo hubiera hecho con veinte años, y además, por un recorrido bastante más largo. 
Empezaba de noche, por lo que teníamos que tirar de frontal, y subías directamente hasta la Estación de esquí de la Covatilla, la pasabas y del tirón hasta la cuerda del Calvitero, o sea para calentar, unos 14 km con 1300m de desnivel positivo. No estaba mal, pero era para pensar que lo tenías que tomar con tranquilidad.  Dos avituallamientos antes de llegar a la cota mas alta de esta sección, en el primero decidí no parar, no me hacía falta, en el segundo, casi que no se podía del intenso frío.

Dividí la carrera en varios tramos, la planifiqué, cosa que nunca había hecho antes (iba bastante "cagado"), y los tiempos hasta aquí no se cumplían ni se acercaban, ya que iba mucho más lento de lo esperado, tanto como 1`30" el km más lento... no se en qué estaría pensando en casa cuando me marcaba estos tiempos...
Hacía un frío que apenas te permitía hablar o beber en el avituallamiento de la Estación. Veníamos de atravesar un bosque con mucha humedad y la ropa estaba calada, era inevitable, al menos para mi, tirar de chaqueta y guantes. También el viento pegaba fuerte arriba, y de cara, pero las vistas que tenía allí te hacía la carrera no sólo más llevadera, si no, incluso mucho más fácil. Aquello lo conocía, había subido allí muchas veces. Ver el remonte abandonado de Candelario me animaba mucho más. Ese remonte es la referencia para bajar al travieso cuando la niebla te sorprende y ciega el camino de vuelta. Allí, justo, allí, por donde estaba pasando, dormí la primera vez ue subí en invierno, tendría unos 19 años. Salimos tan tarde de Mérida, que la subida la hicimos e noche, cosas de chiquillos, y allí, sobre una inmensa bola de nieve, plantamos la tienda. A veces me recuerda como si estuviéramos acampados en el planeta de la portada del Principito.

Desde allí directos hasta la laguna de Solana, previo paso por la del Trampal, con algunas secciones algo complicadas y un paso que no te permitía descuido, si no querías acabad dándote un buen remojón en el charco.
Una vaca muerta en el camino nos avisaba de que lo que quedaba no iba a ser sencillo, y es que lo que quedaba era subir todo Arroyomalillo, desde la central.
También había hecho esta subida, varias veces en invierno, todo nevado y una tramo, este verano. Ya sabía a lo que me enfrentaba, y en este tramo se unió a la subida José y Manu (Jerteño y Montijano). La subida se hacía más llevadera, aunque Manu se empeñara en que lo que quedaba era lo que se veía, y nosotros le advertíamos, que no... aún, después de ese alto, venía otro, y después otro. Es una subida que parece no acabarse... aunque solo se hace interminable si no miras atrás y valoras lo que estás remontando, la de obstáculos que vas superando. Mirar atrás y ver cómo la Laguna de Solana se aleja y cada vez se hunde más a tus pies, era como sentirte cada vez más grande, más fuerte, más poderoso. Vencedor absoluto del que, quizás, fuera la sección más dura de esta carrera.

Va quedando abajo y pequeña, como ella misma te tuviera miedo de lo que vayas alejando. Parece que no quisiera quedarse allí, sola. Y eso te hace sentirte cada vez más fuerte.  Y es que en estos 10 km te subes más de 1000 metros, por unos pasos realmente técnicos y duros, por algunas trepadas, que cerca del III grado de escalada (quizás IV-), podrían estar, y eso, con los casi 30 km que llevas en las piernas, se llega a notar.

Pero al final ves que a penas te quedan unos metros para llegar arriba, y ves tan cerca el Torreón que te vienes muy arriba, ya pasó lo duro... ya si se acaba Manu, aquí hemos terminado. Es un espectáculo ver Hoyamoros desde aquí arriba, y el valle del Jerte, casi todo entero, a tus pies. Eres el amo, el........

Pero llega el Paso el Diablo antes de coronar. una complicada bajada en las condiciones en las que vas. A mi es un paso que casi siempre se me atraganta, bueno, al menos cuando lo bajo con los crampones puestos... esta vez, no se si iba emocionado, pero la bajé muy cómodo. Algo menos Manu y José. Cuando me quise dar cuenta estaban un poco más atrás, pero seguro que me cogían pronto.

A partir de allí, tocaba bajar, y bajar y bajar, una interminable bajada hasta Hervás, espectacular la bajada hasta Hoyamoros, y precioso correr por los prados de este circo por donde tantas veces había subido en invierno.
Ya iba sólo, completamente sólo. Miraba atrás y no veía a nadie, pero es que tampoco conseguía tener una referencia delante. Entonces vi a un voluntario y bromeando le dije que era el primero, que animase, pero el tipo, algo serio, y con pocas ganas de broma, me soltó -"pues llevas 60 o 70 delante, quizás más"- lo que a mi no me afectó lo más mínimo, al fin y al cabo estaba bastante bien... dentro de los 100  primeros como antes había bromeado con Javi, David y José en nuestro gran hotel cinco estrellas...
Y es que nos habíamos hospedado en un hotelillo...hostal, para ser exactos, que bueno, para lo que valía, no estaba mal del todo, si no fuera porque a mi se me undió la bombilla de la lámpara y tuve que usar el único enchufe que había para encender otra lámpara de mesilla, y con un ladrón poder cargar el móvil y el reloj... Julio (Villanueva) también se quedó allí, según me contó cuando le alcancé en Candelario -"Si, me he quedado en un hostal, algo cutrecillo en Béjar"- Acerté al decirle el nombre... era el mismo que el mío.

A lo que iba, que se ve que al decirme el amigo que iban 70 tipos delante de mi, me dije que me lo tomaría con calma, total, ya no iba a ganar la carrera...
Algo más feo era el recorrido desde el Avituallamiento después de Hoyamoros (donde solemos dejar el coche cuando subimos a hacer alguna invernal) hasta Hervás. La bajada por la calzada de piedra hasta el espectacular barrio judío, se me hizo interminable, con innumerables torceduras, tropiezos y alguna caída leve. Deseando terminar.

Pero llegar a Hervás era síntoma de que se podía acabar la carrera, era decir que sólo te quedan unos 30 km, y según el perfil, parecía estar terminado. Lo malo, que ya hacía bastante calor, que las piernas las llevaba con calambres desde que iba cruzando Hoyamoros, allí por el km33, y es que se empezaba a notar la falta de entreno de las tras semanas previas con un cúmulo de circunstancias que me impidieron, al menos, adquirir la confianza que este tipo de carreras requiere.

En Hervás llegué bastante motivado, sobre todo porque me iba a cambiar de zapatillas, y es que me volvía loco por calzarme unas zapas más blanditas para lo que me quedaba.

Cambiándome sentí un golpe en la espalda y allí estaba Andrés. -"Acho me retiro, que es que me duele la barriga, tengo una pelota..."-  "Nada de eso, vamos a seguir hasta el siguiente, que puedes acabarla, aguanta un poco que puedes"
Me hizo caso, se animó, esperé un rato a que se preparara y empezamos el camino juntos, pero creo que algo más que, sólo la barriga, le estaba jugando una mala pasada.
Era el km 53, quedaban unos 30km aún, no demasiado duros si empiezas la carrera ahí, pero si algo terroríficos si llevas 50 con más de 3000 metros de subida.
Yo me obsesionaba un poco con llegar a Peña Negra de día, a Andrés lo veía cada vez más atrás, hasta que dejé de verlo definitivamente.

Me uní a un "asturianu" bastante majo y empezamos a tirar el uno del otro. Los dos íbamos algo cargados, pero parece que ninguno se atrevía a expresarlo. Hablamos de la Travessera, laTravesserina y del Desafío Somiedo. De que su chica había estado haciendo el Maratón y que se quedaba algún día más de vacaciones entre Béjar y su camino de vuelta a Gijón. No solía usar el teléfono, así que no sabía si habría acabado, o no, ni cómo. Le decía que me volvería esa misma noche, en cuanto acabara la carrera. Cenamos casi juntos, en mesas diferentes y seguimos comentando algo de la carrera.

También me uní a un chaval de Coria (Sevilla) la madre que lo echó, se descojonaba de todo, de cualquier cosa que comentáramos el grupeto que íbamos, se partía de la risa. Creo que habría tomado uno de esos desayunos de los que Santiago Segura le ofrecía al abuelo.

Pasando Baños de Montemayor, empecé a dejarlos de ver, luego les volví a alcanzar en la antigua vía del tren. Bien merece un paseo, eso sí, algo incómodo, pero el otoño hace del Ambroz un Valle Mágico...

Definitivamente, antes del Puerto de Béjar se separan todos de mí, había parado a mear, cargar el teléfono, que se me había fastidiado la batería y ya no conseguí alcanzarles, aunque  casi llegando a Peña Negra los tenía a tiro, pero de nuevo tuve que parar a sacar el frontal y el buff.

Si, se me hizo de noche, a unos 400 m de coronar Peña Negra, último avituallamiento. Como ves, no conseguí mi obsesión de llegar de día... pero tampoco estuvo mal mirar atrás el valle del Ambroz lleno de luces, y ve lo alto que volvías a llegar, y es que fueron km con 700 m de subida.

Ya sólo quedaba bajar, llegar a meta y listo, habría acabado otra batalla. Me habría dado cuenta de muchas cosas que puedes conseguir, había sido un ejemplo de autosuperación.
Comencé a bajar tranquilo, sin prisas, veía que estaría en torno a 14 h, no estaba tan mal, incluso antes me habían confirmado que sólo unos 30 habían pasado delante de mi (lo que me hizo pensar que no iba tan mal, aún dentro de los 100 ). Pista y algún sendero, algo resbaladizo algún tramo, y es que caí de una manera tan tonta que me hizo darme cuenta de que si iba regular... y es que me resbalé, y caí de rodillas, y soy perfectamente consciente de que dejé caer el resto de mi cuerpo de bruces contra el suero, sin tan si quiera, poner las manos para evitar morder el suelo. Entonces, decidí quedarme quieto, por miedo a sufrir calambres que me impidieran levantarme. No se veía nada, noche cerrada entre árboles, sendero blando, por lo que pude comprobar, olor a tierra mojada, por suerte no la llegué a saborear. Entonces, cuando paso un tiempo, comprobé que no me estaban dando esos temidos calambres, y me incorporé lo más rápido posible y seguí, antes de que alguna parte de mis piernas se bloqueara.

Ya algo despistado, me perdí al llegar a una carretera. Un chico me dijo -"gira ahí que hay un sendero que va a Béjar"- Pero yo ya no veía ni sendero ni curva... bajé, volví a subir, volví a bajar y otra vez arriba, empecé a dar voces, como si fuera una peli de miedo o el inicio de un concierto de Los Suaves "¿Hay alguien ahí? ¿He dicho, Hay alguien ahí? ¿Para ir a Béjar? ¿Holaaaaaa? 
Pero nada, así que decidí bajar por la carretera, cuando de repente me encuentro dos balizas...5 minutos perdidos por la breve explicación del viandante... haber detallado que tendría que bajar unos 100m...

Pero ya estaba llegando, un susto más con el flash de un fotógrafo y llegar a la antigua N-630, cruzarla y empezar a emocionarme, como casi siempre que acabo este tipo de carreras. Recibir los ánimos de la gente, y en especial de Juanfran, Javi (Pla) y resto del equipo Pirata. Buagg un subidón. 

Mirar al cielo y decirte, "lo volví a conseguir".

LA CARRERA
Sólo aquellos que conocen la sierra, podrían imaginar un recorrido así. Pero pocos se deciden a hacer todos estos tramos del tirón, así "sin anestesia ni ná", quizás sólo uno, se aventuraría a meterse del tirón estos 82 km para ver qué tal es el recorrido. Ese es Miguel Heras, supongo. Tampoco es que se haya dado mucho bombo este personaje como organizador de la carrera, si, aparece en los medios, como imagen, y como organizador, pero lo cierto es que, a priori, parece muy humilde.
Béjar, una localidad que abandonó su industria textil, y que ahora, parece que la conocemos por su ´polémica estación de esquí.
El recorrido surca tramos bastante montañeros, muy técnicos y en los que tienes que tener bastante coco, para no bloquearte demasiado en ellos.
Algunos pasos de bajada a la Laguna del Trampal, y varios en la subida por Arroyomalillo, te exigen un máximo de concentración si no quieres sufrir un buen susto.
Se eliminó la subida por la canal de los Hermanitos, no dudo que en la próxima edición se ascienda, aunque si que es para pensárselo. Sólo la había subido llena de nieve, hasta este verano, y me resultó bastante peligrosa, sobre todo por la de piedras que caerían.
El prado del circo de Hoyamoros es sencillamente espectacular, no tenéis más que ver las fotos.
La organización, es perfecta, o casi perfecta, algunos errores en la ubicación de avituallamientos, al menos hubo dos que no encontré desde el Torreón a la Garganta. Pero los que había estaban perfectos, la gente, una pasada de amable, sonriente, y agradable, pese al frío, el viento o incluso el calor. De lo mejor que he visto en tierras españolas.
Buen ambiente de público, voluntariado en sitios que ni te los imaginas, joder comparas con otras carreras de 40-50 km en los que te pasas 10 que no ves a nadie y con un acceso infinitamente mejor. Esto te transmite seguridad. En las partes más complicadas, no pasabas más de 2 km sin ver un voluntario, y sobre todo, en los pasos difíciles, siempre alguien dándote indicaciones.
Eché de menos alguna banderola en la parte Extremeña... si de esas que tan chulas de la organización, vamos un detalle sin importancia.
Si que cambiaría algunos tramos, que coinciden con las oras del día, o de la carrera que pasé más calor... normal ;-)

Sinceramente, creo que repetiré.
TAMBIÉN DIO PARA:
Pensar, mucho pensar y sacar conclusiones. aquí os dejo el enlace del anterior post sobre ultras.
Carreras de Ultradistancia, La Cabeza.

CLASIFICACIÓN
https://sportmaniacs.com/es/races/i-ultratrail-la-covatilla-2016/57fb572b-0c34-428b-9e45-22d1ac1f1aa9/results/official

GALERÍA


EL RECORRIDO


WEB DE LA CARRERA


http://ultrail-lacovatilla.es/



martes, 18 de octubre de 2016

Carreras de Ultra distancia III. La Cabeza

No podréis negarme que la mente es uno de los factores más determinantes en cada uno de los retos de nuestra vida. Saber afrontar las dificultades es una tarea complicada y es uno de los retos más difíciles a los que la vida nos somete.
Eso si, hay retos que los buscamos nosotros mismos y otros que vienen impuestos día a día..
Correr una carrera de larga distancia es todo un reto físico y mental.
Puedes ser el corredor más fuerte de los que se pongan en la línea de salida, puedes haber entrenado muy duro, haber sacrificado muchas horas de tu vida, familia, trabajo... Puede, incluso, que vayas a participar en un reto, que a priori, para tu estado de forma, sea demasiado "sencillo". Además tendrás a todos tus compañeros a tu alrededor confiando plenamente en ti, en que harás un tiempo genial. Confían en que estás en tu mejor momento de forma, y te admirarán cuando vayas a cruzar la línea de meta.
Entrenando para mi primer UTSM2012
 Has realizado todo tipo de entrenamientos para asegurarte llegar a la deseada línea de meta con las suficientes fuerzas para dar un enorme salto y chocar los talones de los pies. Para, incluso, poder realizar los últimos kilómetros a un ritmo de una media maratón llana (cuesta bajo, si, pero como Miguel Heras en el Ultra Pirineu 2016, incluso te imaginas correr los últimos km como él...). Estás pletórico de fuerzas y de confianza, y vas a romper contra todos los pronósticos.
No vamos a negar que a pesar de todo esto, intuyo que algo nervioso esta
rás en la salida... quizás ni eso.
Y allí estás, en la línea de salida, tu mochila en la espalda, y dentro de ella, todo el material obligatorio. Tienes todo perfectamente localizado, la manta térmica, la luz trasera encendida, todas tus barritas, geles o bocatas bien organizados. Tu bolsa de agua está casi llena, para que al menos te dure para el segundo o tercer avituallamiento, donde tienes pensado hacer la primera parada. Hasta allí, irás rodado, lo tienes todo calculado. Pararás a coger agua, y mientras te llenan la bolsa, irás comiendo o bebiendo algo que no llevas en tu equipaje.
Ni siquiera habrás parado a saludar al público del recorrido por la concentración que llevas, que te impide darte cuenta de que hay gente aplaudiéndote. Hasta te habrás perdido lo satisfactorio que resulta chocar la mano a los chiquillos que hay por el recorrido y verles esa cara de felicidad cuando un corredor (que para ellos es para ellos resulta como in ídolo desconocido, yo suelo tomarme mi tiempo, parar, saludarles y chocarles la mano).
La carrera va rodada, cumples los tiempos a la perfección, parece que incluso vas por delante de lo previsto.
Pero de repente, algo empieza fallar, lo mismo porque te están adelantando algunos corredores que habías rebasado hace algún tiempo, quizás porque algún kilómetro lo has hecho por debajo de lo planificado. Quizás porque pensabas que ibas entre los 10 primeros y vas el 12.
Puede que hayas sufrido un tropezón, o puede que hasta te hayas caído al suelo. Incluso varias veces.
Pueden pasar mil cosas.
Puedes empezar a notar dolores en las rodillas, calambres en los cuádriceps o en el abductor. Pensar que vas a estar otras 8 horas va a ser imposible. ¿para qué voy a estar penando tanto tiempo?
Vete tú a saber.
Entonces empiezan a rondarte por la mente las ideas de dejarlo.
Yo no soy de abandonar una carrera si no soy realmente consciente de que pongo en riesgo mi salud. De hecho únicamente he abandonado en cuatro carreras. Una con lesión de tendinitis en la rodilla, dos por esquince considerable de tobillo y una por llegar a un avituallamiento de lado a lado, mareado y casi sin conocimiento.
Pero siempre he intentado no rendirme.
Tendinitis rotuliana y otras cosillas
causaron mi retirada en GTP2013
Esta ampolla no me impidió
terminar Doñatrail2015
y dedicársela a mi sobrino,
pese al dolor que me provocaba
Claro, que a mi, como a la mayoría de corredores, nos ronda la idea en la cabeza de abandonar. Es más a mi, me ronda desde que salgo de casa y dejo a mi familia para desplazarme al lugar de la carrera. Muchas veces, antes de salir de casa. Me da pereza separarme de los míos durante las horas que dure la carrera, más el desplazamiento... Me da pereza pegarme 14 o 15 horas deambulando por el monte.
¿Y cuando sales? Uff lo que me queda por delante... lo que cuesta arrancar.
Se te presentarán miles de excusas para dejarlo. Para parar en el siguiente control o avituallamiento. Para decir que no puedes más.
Y entonces es aquí donde empieza realmente la carrera.
No se trata de ser el más fuerte físicamente. Estas carreras son para terminar, no para hacer marca.
Estas carreras son para vencerte a ti mismo.
Ganar a las ideas que te rondan.
Superar a tus pensamientos. Y esta lucha no duele. Esta lucha de destruye.
Se trata de superar esos pensamientos negativos que van a atormentarte el resto del recorrido
Irán pasando los kilómetros con mucha lentitud, y puede que cada vez te vayas repitiendo más y más veces que este no es tu día. Que no estás disfrutando (lógico).  Que te vas a retirar.
Es ahora cuando debes empezar a usar todas tus fuerzas para superar los dolores, la fatiga, los malestares, y empezar a mentalizarte de que tú eres el más fuerte de los dos.
Tú contra tú.
Cara a cara.
Mano a mano.
A ver quién es más poderoso.

Deberás a aprender a convivir con un sufrimiento brutal. Pero debes mentalizarte de que va a ser pasajero, que en unas hora acabará.

Tendrás que empezar a buscarte estrategias para superar estas dificultades. "auto-animarte" decirte que vas a llegar al siguiente punto, y felicitarte cuando lo hagas.
Ya cerca de Benasque, ya acababa todo.
Trail aneto 2012
Busca distracciones, mira atrás y valora lo que has recorrido en la última media hora.

Habla con el público, si lo hay. Y si no, imagínate lo que harás o les dirás cuando empieces a ver gente en las calles o caminos. Da igual que piensen que estás loco, en parte es cierto, pero además, posiblemente nunca les volverás a ver. Salúdales, choca la mano a los críos (se que les encanta, dales esa alegría).

Habla con los voluntarios de los avituallamientos, bromea con ellos. Y saldrás con más ánimo. (En el Ultrail La Covatilla, le dije a un voluntario que me hiciera fotos, que iba el primero. Y es que mi mirada no alcanzaba a ver al que me precedía, realmente parecía el primero, y el segundo... iba demasiado lejos. Sorprendentemente me contestó que ni lo soñara, que iban 60 delante de mi, quizás 70 o más... me hizo mucha gracia, y lo estuve pensando y riéndome un buen rato)

Familia en el recorrido.
Un apoyo incondicional
Visualiza la siguiente ascensión o descenso.

Piensa en alguna canción, pero intenta que no sea durante mucho tiempo... se puede volver en tu contra, ni que sea demasiado pegadiza, si no te arriesgas a que te acompañe demasiado tiempo.

Así sin darte cuenta verás cómo te vas acercando a la meta, cómo cada vez te queda menos.

Entonces piensa en cómo vas a celebrar acabarla. Estarás entrando en meta, saludarás a tus amigos si están, si no al público que haya, al Speaker, al organizador. Posiblemente llegues a hacer alguna locura. Yo iba constantemente pensando en mirar al cielo, y dedicarla, allá donde estés. Me tiré un buen rato pensando en ello.

Empieza a re-visualizar toda la carrera, ya estás llegando al final, ya conoces todo el recorrido, recuerda lo que has pasado, los tramos más bonitos, qué quitarías o cambiarías, cómo estaban los avituallamientos, cuál te gustó más...

Te darás cuenta de que hay muchas cosas en las que mantener ocupada tu mente. Casi sin darte cuenta verás que estás avanzando, pasando kilómetros, superando desniveles y dificultades. Eso no quita que no vayas a tener dolores, que los tendrás, pero los llevarás bastante mejor.

Recuerda que nadie dijo que acabar una carrera de 80 o 100 km fuera fácil. No. Pero si empiezas a gestionarlo con otra mentalidad, harás que no sea imposible.
Recuerda que no hay mayor trofeo que acabarla.
Barrerones a Laguna Grande de Gredos.
ULTRA TRAIL GREDOS 2015.Paisajes del corazón y la memoria
Ahora si lo podrás celebrar, con aquellos que al principio confiaban en ti, que sabían que estabas fuerte, que tanta presión te transmitieron al principio. Y es que has demostrado que puedes vencerte. Has ganado ese tú a tú.
Felicidades.

PD: Este post es un pequeño fragmento de lo que estuve pensando en uno de los peores momentos que pasé en la pasada Ultrail La Covatilla 2016. apenas había podido entrenar las semanas previas, iba desanimado, sin motivación, con miedo y desgana. Incluso había planificado dónde podría retirarme. Me anticipé a los hechos. Desde Hoyamoros (km40) empecé a sufrir calambres unido a los comentarios del "amigo" que me informaba que iba más atrás del 70 (ya si que no ganaría la carrera). Me quedaba mucho, demasiado, y llegaría de noche, no me apetecía nada. La verdad es que no estaba teniendo mucho sentido participar. Después todo cambia. Y poco a poco los km van cayendo.
Pensé en mi compañero Andrés. Estoy convencido de que hubieras terminado.
Le di vueltas a todo esto de correr ultras, a lo que sufres y cómo lo superas.

Si, lo se, debo aplicarlo a mi vida cotidiana, otro reto


Lee esta crónica de NEREA MARTINEZ Parecía que la carrera no se le planteaba bien, pero terminó: "Entro en Béjar y me relajo por fin, dejándome llevar por la emoción."

Puedes recorar este post del año pasado

Abandonos en ultra trail: menos es más (corredordemonatana.com)



viernes, 20 de mayo de 2016

V ULTRA TRAIL SERRA DE SAO MAMEDE 2016

No se qué contaros de esta carrera después de 5 años consecutivos participando en ella y escribiendo una crónica los días posteriores a la misma.
Recogida de dorsal. Todo está listo.
Participé por primera vez en el 2012, y recuerdo perfectamente cuando asistí a los dos entrenos previos con los miembros del Club ACP. (enlace al primer y segundo entreno)
Quedamos la primera vez en Portagem (Portugal), junto al parque. Ese día estaba lloviendo, pero sería el inicio de nuevos retos en mi vida "deportiva". el UTSM iba a ser mi primera carrera de larga distancia. Me sentía tan cómodo aquel día que repetí en el segundo entreno, desde Nuestra Sra da Penha (Castelo de Vide) a Portalegre. El trato que me dieron los compañeros fue excepcional.
En Marvao con ACP en 2012.
Este año el reto sería especial, terminar mi quinto UTSM consecutivo, creo que pocos hemos podido hacerlo, entre otros si que se encuentran también Ico Bossa y Analice, si no recuerdo mal.
La verdad es que hasta unos días antes estaba dudoso en asistir por una fuerte sobrecarga en el soleo, que pude recuperar a base de punción seca y electro, y estar más o menos, aunque con dos semanas casi parado por completo. Por otro lado, la tormenta y la cantidad de agua que habría me echaban para atrás.
Preparados para salir. AD Mérida Trail
Desde Mérida salimos Marco, Sergio, Andrés, Paco y yo para reunirnos con el sexto miembro del equipo, Gonzalo, en Portalegre, que seríamos los miembros del AD Mérida Trail que asistimos.
Parada previa a cenar en Badajoz, y empezábamos con nervios casi incontrolados, que al menos a mi me contagió Marco en la cena.
Al llegar a Portalegre recogimos el dorsal, y de tanto correr, nos damos cuenta de que al final nos sobra tiempo y empezamos a deambular por el Estadio, viendo los stands de material. Cuántas cosas nos harían falta, pero qué caras son, la leche.
Empecé a encontrarme con caras conocidas del Portalegre con las que año tras año me reencuentro, y empecé a recibir información del recorrido y del estado del terreno que lejos de tranquilizarme, generó un hormigueo de nervios en mi estómago. Básicamente, mucha agua y frío.
Entrando en Marvao. Vaya cara.
La estrategia estaba clara, salir todo lo rápido posible para tener poco atasco en el primer arroyo. entramos algo atrasados en la "cola" de salida, y nos tocó recuperar puestos. Salimos bastante rápido, y atravesamos el "regato" mucho mejor de lo esperado, pero ahí estaba el sirucato que seguía y seguía tirando a unos ritmos que difícilmente podríamos mantener toda la carrera. Yo pensaba en los últimos 20 km, lo duros que se hacen.
Primer PAC en 1h02' (Reguengo) y segundo PAC 2h00' (Alegrete). Llegamos al PAC 3 Antenas en 3h50 ' aproximadamente, bastante rápido, y empezamos a bajar dirección Sao Juliao, ya se va notando que hemos realizado un esfuerzo considerable, y empezamos a reducir el ritmo. En Sao Juliao, Marco nos dice que sigamos Sergio y yo, que necesitaba descansar un rato más y salimos a después de haber parado un buen tiempo para comer algo allí. Por cierto una sopa de gallina espectacular y chorizo, queso... vamos como para perder peso.
Nos queda un buen tramo de ascenso para llegar a Sierra Fría, donde llegaríamos de día y podríamos disfrutar de espectaculares vistas de Valencia de alcántara, Alcorneo,Las Casiñas, San Pedro.. incluso te alcanzaba la vista hasta  El Buraco.
De repente, va apareciendo Marvao al fondo, ya sería el km 60, y el amanecer te regalaba un espectacular cielo violeta, y una luz anaranjada sobre las construcciones medievales de Marvao, que pocas mentes podrían eliminar de su cabeza.
Ya empezabas a animarte, porque desde allí ya sabes que queda poco.Para mi llegar a Marvao, es casi terminar la carrera, a pesar de que aun quedan 40km más. Será por la de veces que he estado allí, por lo que he vivido en estas tierras, por lo que me sube el ánimo los recuerdos, por ejemplo, cuando Belén y yo íbamos con Héctor de bebé paseando por allí...
Ya queda poco, si, pero queda...
Con Lina y Daniel en Castelo de Vide
Entre otras la subida a Marvao, que este año cambiaría, sin llegar a subir a la parte alta del castillo como se había hecho los 4 años anteriores, pero encarando dos durísimas rampas antes de entrar por la Puerta de Marvao. Y es que el primer tramo hasta la carretera, se hizo duro, pero el segundo de calzada y escaleras, hasta culminar en MArvao se hacían interminables.
¿Aún quedan cuestas?
Desde Porto de Espada me separé un poco de Sergio, y pese a no verle detrás, sabía que venía cerca y no tardaríamos en volvernos a encontrar, Necesitaba, también estar un rato sólo, no estoy muy acostumbrado a ir acompañado tanto tiempo en estas carreras. Al llegar a Marvao cambié de calzado y camiseta, y me deshice de la ropa mojada que llevaba. un buen tomo de vaselina en los pies y por primera vez probé a tomarme una pastilla que me calmara los dolores que llevaba aguantando un rato en la rodilla. También en el sóleo, empezaba a notar molestias que me hacían modificar la pisada. Sentía como si tuviera unas cuerdas que me daban pequeños latigazos a lo largo de todo el gemelo.
Cuando Sergio llegó, le esperé un poco y bajamos a comer, yo prefería no parar mucho y no enfriarme, y le digo que me adelanto despacio. Nos encontraríamos de nuevo en Castelo de Vide. Este tramo era nuevo, y la subida desde la fuente hasta el castillo, se hizo muy dura, pero probablemente sería la última dificultad de la carrera. el sol empezaba a apretar y sentía la necesidad de beber agua. al probar la primera y disfrutar de los fresquita que estaba, me ví obligado a parar en todas las fuentes del pueblo a disfrutar de ella.
Ya sabes que sin ti... Imposible.
Sergio y yo listos para los últimos 10k



















Al llegar a la plaza de Castelo de Vide, Oigo a Lina gritándome y dándome ánimos, sentí una profunda emoción. Castelo de Vide es otra de mis localidades favoritas cuando vivíamos en Valencia de Alcántara, y escuchar gente conocida me hizo sentir que Castelo de Vide sigue viva dentro de nosotros.
Estoy un rato hablando con Lina hasta que llega Sergio, y un poco más adelante, casi llegando al PAC8 Carreiras ya nos juntaríamos los dos para terminar el resto de la carrera juntos. Dándonos ánimos el uno al otro para completar la prueba.
Llegar al PAC 9, Convento da Provença, sigue siendo emocionante. Esta vez concedimos el placer a Darío de ver cómo su padre entraba el primero. "¡¡Darío tu padre me ha ganado!!".
Elsa, Héctor y Belén estaban de nuevo, como los años anteriores allí, esperando nuestro paso, animando al llegar y dando fuerzas al salir. Paramos otro buen rato a comer, ya hace mucho calor y el sol calentaba mucho, El resto hasta meta se haría duro... vamos, como siempre...
Ya cayeron 5 ediciones
Sergio ya me hablaba poco, vamos lo habitual en el... y quedaba echar el resto. Me preguntaba cuál era la siguiente subida, o si quedaba alguna cuesta dura hasta la meta o si esa que veíamos era la última... Efecitvamente quedaba la de Ntra Sra da Penha de Portalegre, y desde allí sólo bajar por una tramo nuevo, evitando las escaleras de años anteriores.
Buena carrera Sergio!!
Los últimos 5 km se hicieron un poco largo, pero casi no paramos de trotar hasta Portalegre.
A 200 metros del Estado, Sergio me da las gracias por la compañía, pero casi no le entendía, iba pensando más en llegar...
En cualquier caso, no las merece, Sergio. Ha sido la primera vez que he hecho en una carrera tan larga, casi todo el recorrido acompañado, y no me ha ido tan mal!! total ganar, sḉolo se gana una vez en la vida, y mi oportunidad ya pasó, prefería entrar contigo y los enanos.
En la última rampita de bajada de entrada al estadio, ya empezaba a ponerse la piel de gallina, ya empecé a escuchar las voces, estábamos ahí.
Tanto que nos entrevistaron


De nuevo se repite la imagen, entrada al Estadio de Portalegre, vuelta completa, sólo unos 300m que hago acompañado de Elsa. Corre conmigo, yo no se vi vamos rápido o despacio, pero vamos todo el rato de la mano, hasta que quedan 20m, que nos miramos.
No olvido esa carita alegre de entrar con su papi en la meta. Esa sonrisita que me anestesió todos los dolores que arrastraba después de 14h30 ' por la Sierra Portuguesa. Su besito casi entrando. Metros antes le preguntaba si quería que fuéramos andando, pero la ilusión que llevaba le decía que no.
Casi como los cuatro años anteriores, la llegada de esta carrera me resulta igual de emocionante. Miles de recuerdos me rondan la mente, miles de imágenes pasan delante de mi vista, pensamientos alegres y tristes. Esa sensación extraña que asciende y te oprime el pecho de emoción.
Esta mirada lo dice todo...

Ese abrazo con Belén y los niños nada más pasar el arco de llegada.
Una más, otros 100km del UTSM, un sentimiento que no puedo describir.

FOTOS

CLASIFICACIÓN/DIPLOMA

EL RECORRIDO

EDICIONES ANTERIORES

 LA CARRERA.

El UTSM es una carrera que este 2016 ha celebrado su 5ª Edición. 100 km por la sierra de Sao Mamede. mucho ha cambiado la carrera desde la primera edición, con mejoras en el recorrido, mejoras espectaculares que sin duda ha mejorado la calidad de la misma.
Si a esto le añadimos la dedicación que los lobos del ACP emplean en su organización, el resultado es un espectáculo para cualquier asistente, corras o no en la prueba.
Es increíble la cantidad de voluntarios que se emplean a fondo durante la celebración de la prueba, teniendo en cuenta que muchos de ellos pasarán la noche en cualquier punto de la sierra, y sobre todo sin moverse de allí. 
sin duda es la carrera con mejor organización que jamás haya conocido, y sencillamente, sale así por un motivo, que es el cariño desinteresado de todos los que están implicados en el evento.Porque allí, el que colabora es porque quiere que salga bien, sin esperar nada a cambio, únicamente por amor a su sierra, a su ciudad, al deporte y a los compañeros que les dirigen. Teniendo esto en cuenta, es difícil que algo salga mal.
Tiene salida a las 0:00 h portuguesa, desde el Estado dos Assentos de Portalegre. Desde allí comienza una aventura que este año ha sido pasado por agua, dirección Reguengo, y Alegrete en los primeros 20km. La entrada en Alegrete no la olvidarás jamás, donde llegas sobre las 2:15 de la mañana, y el apoyo de la gente es espectacular.
Desde allí te diriges a la cota más alta de Sao Mamede (1025m) donde te espera un espectacular avituallamiento, aunque mucho más te gustará el de Sao Juliao 10 km más adelante, donde como no te controles, pillas unos kilos. chorizo, queso, sopa... 
El siguiente PAC estará en Porto da Espada, donde puedes degustar una exquisita Bifana, para ir abriendo apetito para llegar a Marvao.
Desde Marvao un tramo nuevo a Castelo de Vide, donde te "invitan" a dar una ruta turística por el pueblo, que no olvidarás po lo espectacular ni por las rampas para subir al Castelo.
Desde allí paras en Carreiras, PAC 8 descendiendo (cambio de esta edición) por una calcada medieval, y luego no dirigimos al Convento da Provenca. Penúltimo PAC.
La última subida es hacia Nuestra Senhora da Penha, PAC 10 a 5km de meta, y lo tendrás hecho, sólo dirigirte a la meta y dar la última vuelta por la pista de atletismo escuchando los ánimos y felicitaciones del Speaker.
Ultra Trail da Serra de São Mamede